Abre los ojos

Se pueden comprar los sueños, sí, claro que sí, porque a través del cine puedes comprarlo todo, hasta la vida que te hubiera gustado tener a partir de un momento dado, una situación de esas de encrucijada que nos asaltan a la mente de vez en cuando con nuestros errores e imposibles rectificaciones, de los que somos víctimas el resto de nuestros días…

La gran máquina del cine puede comprarlo todo, hasta los derechos de un peliculón de Alejandro Amenábar que en su versión hollywoodiense se tituló “Vainilla Sky”. Echaron esta última la otra noche en ‘Paramount Channel’, aún no la había visto y resultaba imposible irse a dormir. Tom Cruise y Penélope Cruz. Yo me quedo, no por nada, con la española, con Penélope acompañada de Eduardo Noriega y Fele Martínez, aunque he de reconocer que los dos tortolitos tampoco lo hacían nada mal.

La versión del director español se tituló “Abre los ojos” y fue, tras “Tesis” una demostración de fuerza de su talento. Como los grandes guiones, “Abre los ojos” ofrece múltiples lecturas, a cada cual más atractiva y atormentadamente refinada… he llegado a leer que es un análisis sobre la alienación, sobre todas las formas de alienación.

“Imagina que lo vivido no existe”

Ahí va el argumento:

“En la celda de un psiquiátrico penitenciario, un joven empieza a relatar a su psiquiatra los hechos que, según él, le han llevado hasta allí…
Heredero de una considerable fortuna, bien parecido, con éxito entre las mujeres, César es un muchacho al que la vida sonríe. Una noche, su mejor amigo, Pelayo, le presenta a Sofía. César se enamora de ella al instante, y no tiene el menor reparo en quitarle el ligue a su amigo.
Tampoco le resulta difícil. Al parecer Sofía y él conectan perfectamente.
Pero esa misma noche, César se encuentra con Nuria, una chica aferrada a él de un modo obsesivo y casi enfermizo. César intenta desembarazarse de ella, pero finalmente acepta que lo lleve a su casa en coche. Nuria, deshecha por los celos se lanza por un precipicio con César a bordo. Tras el accidente, ella muere y él queda completamente desfigurado.
Pasan los meses, y los cirujanos, a pesar de la fortuna que César, convertido ahora en un monstruo, invierte en ello, son incapaces de reconstruir su rostro. Un día, César, se encuentra con Sofía a quien no había visto desde la noche del accidente. La actitud de ella ya no es la misma: Lo rehuye, ni siquiera es capaz de mirarle a la cara.

César se da cuenta de cómo el cambio de aspecto físico puede arruinar completamente su vida. Amargado y sin esperanza, se emborracha y acaba durmiendo tirado a la calle. Sin embargo, a la mañana siguiente las cosas empiezan a mejorar de improviso: Sofía vuelve a él, arrepentida, asegurando que lo quiere. Y días más tarde, los médicos le garantizan que pueden devolverle su antiguo aspecto físico, por medio de una nueva operación poco menos que milagrosa.

De nuevo la vida le sonríe; pero una noche Sofía, desaparece, y ante el estupor y la indignación de César, Nuria, a quién creía muerta, se presenta en su casa afirmando que ella es Sofía. La situación adquiere tintas de pesadilla cuando César se ve incapaz de convencer a la policía de que Nuria, a la que ha denunciado, es una impostora. En realidad, ella tiene su documentación en regla y acredita que es Sofía.
Incluso Pelayo le da la razón. A partir de entonces, César, desesperado, dudará de su propia cordura, considerará la posibilidad de que todos estén conspirando contra él, e, incluso, acudirá consoladoramente a la idea de que todo sea un mal sueño… ”

Aunque al final todo tiene una muy sencilla explicación.

¿En qué andará metido ahora Amenábar?

Anuncios

2 comentarios en “Abre los ojos

  1. Me parece mejor el “Abre los ojos” de Amenábar (1997), inspirada en el mundo literario de Philip K.Dick.Un “thriller” de ciencia ficción que compagina sugestivamente lo físico (el valor de la belleza exterior) y lo metafísico (lo que entendemos por realidad).Aunque con limitaciones, el trabajo del español es, para mí, mejor que el de”Vainilla Sky”. Por cierto, si no has leído a Philp K.Dick te recomiento su novela,también de ciencia-ficción, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas” sobre la que se basó Ridley Scott para su inimitable “Blade Runner”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s