Cohetes hasta la luna

Se preguntaba el periodista del periódico Levante, Paco Piera, si le dolería a la luna el pisotón de Neil Amstrong aquel 20 de julio de 1969, o le dolerá especialmente estos días, quizá, creo yo…

Del significado de aquella proeza, recuerdo especialmente una cita cinematográfica de Billy Wilder en la genial “Sabrina” en la cual el chófer de los Larraby le contestaba a su hija que se creía incapaz de alcanzar la luna (casi de forma condescendiente ante la impotencia y resignación de la joven) algo así como: “estamos en el siglo XX, querida, hoy en día se construyen cohetes que vuelan hasta la luna”.

El periódico “El Mundo” reproduce hoy la última entrevista concedida por el astronauta…

“Un día, alguien va a volver a la Luna y recogerá la cámara que dejé”
El exastronauta recordaba, el pasado mes de mayo, el angustioso descenso al mar de la Tranquilidad aquel 20 de julio de 1969
PAUL GALLAGHER 26 AGO 2012 – 20:15 CET8
Archivado en: NASA Neil Armstrong Astronautas Agencias espaciales Astronáutica Gente

No era el escenario en el que Neil Armstrong se imaginaría dando su última entrevista a principios de este año. Pero tal vez fuera apropiado, teniendo en cuenta sus logros. En mayo, la asociación de auditores de cuentas de Australia se aseguró casi una hora del tiempo del ex astronauta para hablar de su expedición a la luna en 1969. El artífice de la exclusiva fue el consejero delegado Alex Malley, que apeló al historial familiar de Armstrong, cuyo padre había trabajado como auditor para el gobierno estatal de Ohio. Armstrong, que solo concedía entrevistas en raras ocasiones, obsequió a su público con la noticia de que él pensaba que el Apolo 11, que les llevó a él, Buzz Aldrin y Michael Collins a la luna, solo tenía un “50% de probabilidades” de aterrizar de manera segura en la superficie y un 90% de probabilidades de regresar a casa. Declaró que era “una lástima” que las actuales ambiciones del Gobierno estadounidense para la NASA, el organismo espacial estadounidense, fueran tan reducidas en comparación con las hazañas que consiguió en la década de los sesenta.

Neil Armstrong en Valencia, en 2005. / JOSÉ JORDÁN (AFP) (EL PAÍS)
“La NASA ha sido una de las inversiones públicas que más éxito ha tenido a la hora de motivar a los estudiantes para esforzarse y conseguir todo lo que pueden conseguir”, añadía Armstrong . “Es una pena que estemos llevando el programa por un camino que reducirá la cantidad de motivación y estímulo que proporciona a los jóvenes”. Afirmó que el carácter cortoplacista del proceso de toma de decisiones estaba haciendo un flaco favor al organismo, y remachaba: “Estoy bastante preocupado por las orientaciones políticas del organismo espacial. En Estados Unidos se da la situación de que la Casa Blanca y el Congreso están enfrentados respecto a cuál debería ser el rumbo futuro. Es como si estuvieran jugando a un juego y la NASA fuera la pelota que se lanzan unos a otros”.

Armstrong habló abiertamente de sus padres, de la fascinación que sentía de niño por la idea de volar y de sus experiencias como piloto de aviones de combate en la guerra de Corea. También expresó su particular visión del destino en su trabajo como piloto de pruebas y astronauta, y confesó que se negaba a preocuparse sobre misiones futuras porque pensaba que algo saldría mal antes y estaría más ocupado activando el asiento eyectable o afanándose en arreglar la válvula.

“No estábamos ahí para meditar. Estábamos ahí para hacer cosas”
A medida que se acercaba el día del lanzamiento, contaba el exastronauta, los preparativos transcurrían según el calendario previsto. “Un mes antes del lanzamiento del Apolo 11, decidimos que nos sentíamos confiados como para probar e intentar… descender hasta la superficie”. Armstrong recordaba el momento en que recibió la llamada para preguntarle si el resto de la tripulación del Apolo 11 estaba preparado para aterrizar en la luna. “Los jefes me preguntaron si creía que yo y mis chicos estábamos preparados. Les dije que estaría bien tener otro mes, pero era una carrera y teníamos que aprovechar la oportunidad cuando se nos presentaba. Tuve que decir que estábamos preparados, que estábamos listos”. Describió el angustioso descenso de 12 minutos a la luna, cuando se dio cuenta de que el piloto automático del módulo lunar Eagle estaba preparándose para posar a la tripulación en la pendiente de un inmenso cráter lunar. “El ordenador nos mostraba dónde pretendía aterrizar, y era un sitio muy malo, en un lado de un gran cráter de entre 100 y 150 metros de diámetro con pendientes muy pronunciadas cubiertas de pedruscos enormes; un sitio nada bueno para aterrizar”, puntualizaba. Armstrong asumió el control manual de la nave y se las ingenió para que aterrizara como un helicóptero en una zona menos accidentada un poco más al oeste cuando solamente les quedaban 20 segundos de combustible.

En cuanto a lo de “este es un pequeño paso para [un] hombre, un salto gigante para la humanidad”, Armstrong explicaba que no pensó en esas palabras hasta después de que aterrizaran sanos y salvos.

Sobre el tiempo que pasó en la superficie de la luna, decía: “Fue especial y memorable, pero solo duró un instante, porque había trabajo que hacer. No estábamos ahí para meditar. Estábamos ahí para hacer cosas. Así que nos pusimos manos a la obra”.

Armstrong tuvo tiempo también para responder a la pregunta favorita de los teóricos de la conspiración: ¿fue un montaje el aterrizaje en la luna? “A la gente le encantan las teorías de la conspiración”, replicó. “Me refiero a que son muy atrayentes. Pero nunca me han preocupado porque sé que, un día, alguien va a volver allí arriba y recogerá la cámara que dejé”.

Anuncios

Iva al Cine o iba al cine…

Según recoge la prensa, la subida del IVA del 8 al 21% para los espectáculos ha sido recibida con indignación por parte de los miembros del colectivo.

“Supondrá el hundimiento del sector y constata que el ámbito de la creación cultural es percibido por las instancias públicas como “algo ornamental”, se han quejado representantes. Cines, teatros, discotecas, circos, toros y “otros espectáculos” serán tocados por la subida del impuesto.

Anunciada este viernes por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, las reacciones a la medida no se han hecho esperar. “Va a hundir todo”, así de categórico se ha mostrado el presidente de la Asociación de Promotores Musicales de España (APM), Pascual Egea, quien ha alertado de “la cantidad de gente que va a ir a la calle y de promotores que van a desaparecer”.

EEl representante de los promotores se han dicho “perplejo” por esta decisión del Consejo de Ministros, que califica de “inconsciente” e impropia “de un Gobierno que apoya la cultura”.

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha considerado, por su parte, “muy negativamente” la subida del IVA en diversos sectores de la creación cultural, lo que constata que este ámbito es percibido por las instancias públicas como “algo ornamental”.

Su presidente, Antón Reixa, también desde su posición de artista, ha contrastado la situación de crisis que se vive actualmente con la padecida en la década de los ochenta, cuando “ni la sociedad ni las administraciones renunciaron a ayudar públicamente a la cultura, que era percibida como un bien civil”.

Para Reixa, el incremento del IVA “va a repercutir sensiblemente en la cultura, puesto que afecta directamente al consumidor” y ha señalado que planea una reunión con representantes de las distintas industrias culturales.

El cine

En el caso de los cines, el incremento hasta el 21 % del IVA supondrá el cierre de la mitad de las pantallas, aunque “esta agresión” será contestada “individual y colectivamente”.

Así lo ha expresado el presidente de la Federación de Cines de España (FECE), Juan Ramón Gómez Fabra, que ha calificado de “robo” y “sinsentido” la medida anunciada hoy por el Gobierno.

Para el presidente de FECE, que representa al 90% de las salas españolas, el cine, que “ya tenía un problema de percepción de valor” por el enfrentamiento con el “todo gratis”, se verá especialmente penalizado.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE), Pedro Pérez, ha calificado de “irresponsabilidad” el aumento del IVA para los espectáculos y considera que “puede suponer el fin del cine en España”.

Para Pérez la decisión evidencia “el desconocimiento supino de lo que tiene entre manos” Montoro, ya que el cine “es una industria más seria de como él se lo ha tomado”.

El teatro

Los empresarios teatrales han mostrado su “absoluta indignación” con la “desmesurada” subida y han pedido que se reconsidere porque, de lo contrario, el sector sufrirá un grave “retroceso”.

El presidente de la Federación Estatal de Asociaciones y Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA), Daniel Martínez, ha destacado que la gravedad de la decisión supondrá “un alejamiento” de los ciudadanos de las salas, una disminución de la producción teatral y el cierre de salas privadas.

El director del Teatro Español, Mario Gas, ha calificado, en declaraciones, de “grave atropello” y una “aberración descomunal” la subida del IVA en las entradas a los espectáculos, una medida, con la que se procede a la “demolición” de la cultura.

“Me parece todo tan irreal y asombroso y que lo hagan con esa sonrisa y esos aplausos mientras están vaciando el país. Este Gobierno, independientemente de cualquier ideología, es un irresponsable, un inepto mentiroso y lo está haciendo muy bien para una casta retrograda y anclada en el pasado”, ha lamentado.

Música y eventos taurinos

Mientras a CD y DVD de música se les aplicará una subida del IVA del 18 al 21%. En el caso de las corridas de toros y rejones, la imposición aumentará el 18% al 21% ha señalado el empresario taurino Eduardo Canorea, mientras las novilladas con picadores pasarán del 8% al 10%.

“No deja de ser un contratiempo para la empresa taurina, que hemos visto que en los últimos dos años se nos ha subido el IVA en un 5%, pues en 2011 estábamos en un 16%”, dijo Canorea, empresario de Sevilla y miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET).

“Esto va a ser un desastre. Hay muchos empresarios que están teniendo importantes pérdidas económicas en la organización de eventos taurinos, y con esta subida habrá más. No les va a quedar más remedio que reducir números de festejos o incluso ‘echar el cierre’. Un golpe muy duro”, apostilló Canorea.

El empresario taurino Óscar Martínez Laviano, “Oscar Chopera” ha lamentado la subida del IVA y ha anunciado que “ahora sí que va a costar un mundo llevar a la gente a la plaza” de toros.

Chopera, miembro de ANOET, señaló que “esta subida llega en momento muy duro, y más para el sector taurino, que está en una irrefrenable cuesta abajo”.

Críticas desde el ámbito político

El presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, José Manuel Albendea (PP), ha lamentado la subida impositiva aprobada por el Gobierno, pero ha añadido que, ante la “necesidad” de reducir el déficit, no cree que el IVA aplicado al ámbito cultural sea “lo primero que deba bajar”.

Ha reconocido que es obvio que estos incrementos perjudicarán al mundo de la Cultura, como “al sector inmobiliario y a todos los demás, pues toda subida de un impuesto siempre supone un obstáculo para el crecimiento”, pero ha justificado que la situación de déficit dejada por el PSOE era “insostenible”.

El portavoz del grupo parlamentario socialista en la Comisión de Cultura del Congreso, José Andrés Torres Mora indicó que están “absolutamente en contra”, de esa subida. Es una medida cuyas consecuencias no se han evaluado y que se volverá “contra la propia economía del país”, precisó el portavoz socialista, que se mostró convencido de que “no hay una lógica económica que sostenga esto”.

Publicado en “El Mundo”, lunes 16 julio 2012.

Un plan brillante

Acabado de nombrar en mi blog… va… y aparece…

El códice Calixtino, me refiero… Y resulta que ha sido el electricista, casi, casi como esta historia de película que me encanta, para qué voy a decir otra cosa y de la que tenía previsto hablar.

Hablé de los robos de arte en ¿Y si robamos la Gioconda?, en donde citaba el famoso robo del libro en Santiago de Compostela.

Quizá, sólo quizá, Manuel Fernández Castiñeiras habrá visto esta fantástica película, una de un Michael Caine conpinchado con Demi Moore que es sencillamente buenísima..: “Un plan brillante”.

Si pinchan aquí pueden ver el trailer de la película, que no le hace justicia, la verdad.

La mítica “Doble Indemnity” de Billy Wilder traducida en España como “Perdición”, con un irrepetible Edwar G. Robinson es una maravilla..

¡Ay, los seguros!… Manuel debería haberlo escondido en otro lugar… Si no se hubiera tratado de papel un desagüe, por ejemplo…

Abre los ojos

Se pueden comprar los sueños, sí, claro que sí, porque a través del cine puedes comprarlo todo, hasta la vida que te hubiera gustado tener a partir de un momento dado, una situación de esas de encrucijada que nos asaltan a la mente de vez en cuando con nuestros errores e imposibles rectificaciones, de los que somos víctimas el resto de nuestros días…

La gran máquina del cine puede comprarlo todo, hasta los derechos de un peliculón de Alejandro Amenábar que en su versión hollywoodiense se tituló “Vainilla Sky”. Echaron esta última la otra noche en ‘Paramount Channel’, aún no la había visto y resultaba imposible irse a dormir. Tom Cruise y Penélope Cruz. Yo me quedo, no por nada, con la española, con Penélope acompañada de Eduardo Noriega y Fele Martínez, aunque he de reconocer que los dos tortolitos tampoco lo hacían nada mal.

La versión del director español se tituló “Abre los ojos” y fue, tras “Tesis” una demostración de fuerza de su talento. Como los grandes guiones, “Abre los ojos” ofrece múltiples lecturas, a cada cual más atractiva y atormentadamente refinada… he llegado a leer que es un análisis sobre la alienación, sobre todas las formas de alienación.

“Imagina que lo vivido no existe”

Ahí va el argumento:

“En la celda de un psiquiátrico penitenciario, un joven empieza a relatar a su psiquiatra los hechos que, según él, le han llevado hasta allí…
Heredero de una considerable fortuna, bien parecido, con éxito entre las mujeres, César es un muchacho al que la vida sonríe. Una noche, su mejor amigo, Pelayo, le presenta a Sofía. César se enamora de ella al instante, y no tiene el menor reparo en quitarle el ligue a su amigo.
Tampoco le resulta difícil. Al parecer Sofía y él conectan perfectamente.
Pero esa misma noche, César se encuentra con Nuria, una chica aferrada a él de un modo obsesivo y casi enfermizo. César intenta desembarazarse de ella, pero finalmente acepta que lo lleve a su casa en coche. Nuria, deshecha por los celos se lanza por un precipicio con César a bordo. Tras el accidente, ella muere y él queda completamente desfigurado.
Pasan los meses, y los cirujanos, a pesar de la fortuna que César, convertido ahora en un monstruo, invierte en ello, son incapaces de reconstruir su rostro. Un día, César, se encuentra con Sofía a quien no había visto desde la noche del accidente. La actitud de ella ya no es la misma: Lo rehuye, ni siquiera es capaz de mirarle a la cara.

César se da cuenta de cómo el cambio de aspecto físico puede arruinar completamente su vida. Amargado y sin esperanza, se emborracha y acaba durmiendo tirado a la calle. Sin embargo, a la mañana siguiente las cosas empiezan a mejorar de improviso: Sofía vuelve a él, arrepentida, asegurando que lo quiere. Y días más tarde, los médicos le garantizan que pueden devolverle su antiguo aspecto físico, por medio de una nueva operación poco menos que milagrosa.

De nuevo la vida le sonríe; pero una noche Sofía, desaparece, y ante el estupor y la indignación de César, Nuria, a quién creía muerta, se presenta en su casa afirmando que ella es Sofía. La situación adquiere tintas de pesadilla cuando César se ve incapaz de convencer a la policía de que Nuria, a la que ha denunciado, es una impostora. En realidad, ella tiene su documentación en regla y acredita que es Sofía.
Incluso Pelayo le da la razón. A partir de entonces, César, desesperado, dudará de su propia cordura, considerará la posibilidad de que todos estén conspirando contra él, e, incluso, acudirá consoladoramente a la idea de que todo sea un mal sueño… ”

Aunque al final todo tiene una muy sencilla explicación.

¿En qué andará metido ahora Amenábar?

¿Y si robamos la Gioconda?

¿Qué extraña ambición puede llevar a alguien a robar o encargar el robo de una obra de arte?… He de reconocer que me parece divertidísimo, así, sobre el papel…

En algunos ambientes debe ser hasta ‘cool’ burlar los sistemas de seguridad para “pescar” algo tan valioso como esto:
Cien años del robo de la sonrisa más famosa y sigue el misterio.

A lo hispánico, el robo del Códice Calixtino en Santiago de Compostela está dando mucho que hablar.

El cine ha jugado esta baza en muchas ocasiones. El robo de la Pantera Rosa, o el Affaire de Thomas Crown, por poner dos ejemplos… A los 40 años, al multimillonario y distinguido Thomas Crown no le queda nada que demostrar. Es un triunfador en toda regla, pero esto no es suficiente para él, así que planea el robo de un Monet del Museo de Nueva York. La policía nunca sospecharía de él, pero una prestigiosa detective privada que trabaja para la agencia de seguros del museo no lo tiene tan claro, y comienza a tantear a su principal sospechoso en un peligroso juego.

Del Affaire Crown conozco dos versiones, la protagonizada por Faye Dunaway y Steve McQueen en 1968, glamourosa a más no poder, hoy tiene su punto ‘retro’. La última, el remake de 1999 con Renne Russo y Pierce Brosnan la hemos visto un par de veces…
Trailer del film.

Todo te lo puedo dar menos el amor, La fiera de mi niña

“La fiera de mi niña” de Howard Hawks (1938), es una de mis películas preferidas del Hollywood clásico, con Cary Grant y Katherine Hepburn. Disparatada comedia con un paleontólogo despistado a punto de casarse y una joven caprichosa y manipuladora que tiene como mascota un leopardo.

“Todo te lo puedo dar, menos el amor, baby”, suena de fondo cuando el tigre y Grant se hacen amigos.

Esta secuencia después de pisarle y arrancarle medio vestido les une mucho.

Aquí creen haber encontrado el hueso del dinosaurio enterrado.

En este resumen sale la famosa escena del final, montando la última pieza del dinosaurio con Katherine Hepburn tambaleándose sobre la escalera….

“Sophisticaded Song” de Hugh Laurie… hace un montaje chulísimo con escenas del film. Y es que por separado ya lo son, pero juntos son aún más irrepetibles…

Una delicia…

“Y al finalizar …os hiero”

De entre los grandes Duelos del Cine destacaría dos, el de Valmont buscando el sable contrario con determinación y dejándose herir al final de “The dangerous liaisons”” y sobre todo el de Cyrano de Bergerac, sublime con aquel “y al finalizar os hiero”. Esta última escena es de mis favoritas del cine.

El duelo tiene lugar en la versión del clásico de Cyrano de Bergerac de 1990 con Gérard Depardieu. ¿Se imaginan mejor Cyrano que éste?. Durante una obra de teatro, Valvert deliberadamente (y sin imaginación) se zafia de la larga nariz de Cyrano, con lo cual el protagonista se chanza de él recitando una lista de los insultos más creativos que Valvert jamás podría haber usado:

Provocado por la burla, Valvert reta a Cyrano a un duelo en el acto. Cyrano acepta, y mientras lo hace compone un poema sobre el inevitable final de esta lucha “…y al finalizar os hiero“. Valvert caerá muerto por la espada de Cyrano. Un gran duelo en el que lo principal son las palabras hirientes de los versos de Cyrano en un duelo de ingenios y destrezas clásico del género.

La película tiene otros momentos álgidos como el recitado en el balcón de Roxane o como el monólogo: “No merci”, que me conmovió entonces y aún más hoy. “No, gracias”.

Aquí está traducido. Monólogo de Cyrano de Bergerac: NO GRACIAS

“¿Qué quieres que haga? ¿buscar un protector, un amo tal vez?
¿y como hiedra oscura que sobre la pared medrando sibilina y con adulación
cambiar de camisa para obtener posición?
NO, GRACIAS.
¿Dedicar si viene al caso versos a los banqueros,
convertirme en payaso, adular con vileza los cuernos de un cabestro
por temor a que me lance un gesto siniestro?
NO, GRACIAS.
¿desayunar cada día un sapo? ¿tener el vientre panzón?
¿un papo que me llegue las rodillas con dolencias
pestilentes de tanto hacer reverencias?
NO, GRACIAS.
¿Adular el talento de los canelos, vivir atemorizado por infames libelos, y repertir sin tregua
Señores, soy un loro, quiero ver mi nombre en letras de oro?
NO, GRACIAS.
¿sentir temor a los anatemas? ¿preferir las calumnias a los poemas, coleccionar medallas, urdir falacias?
NO, GRACIAS; NO, GRACIAS; NO GRACIAS…

Pero cantar… soñar…. reir, vivir, estar solo
ser libre
tener el ojo avizor
la voz que vibre
ponerme por sombrero el universo,
por un si o un no batirme o hacer un verso
despreciar con valor la gloria y la fortuna,
viajar con la imaginación a la luna,
sólo al que vale reconocer los méritos,
no pagar jamás por favores pretéritos,
renunciar para siempre a cadenas y protocolo,
Posiblemente no volar muy alto,
pero solo”.

Y el final, tremendo, trágico, en donde ya se revela que muere con… su penacho, símbolo del orgullo y traducido como tal en la versión española. http://www.youtube.com/watch?v=ykRyOiZJ6U4&feature=youtube_gdata_player “me queda … mi orgullo”. .Aquí es donde decía aquello de,”más… y el gesto”. Aún recuerdo cuando vi esta escena en la versión de 1950 con José Ferrer.