Agua, ríos y burbujas… bajo del mar.

20120808-114059.jpg

Me encanta el verano. El agua, el chapoteo, los juegos con los niños, los flotadores, el remojo… La playita, la piscina, sacar las tablas de surf, saltar olas… No es como volar pero es más factible y sobre todo más refrescante.

Hubo un tiempo en que este tipo de aventuras acuáticas era posible, aunque nosotros de descenso internacional, nada de nada. Sí descendimos por el Sella, no sé cómo, pero lo hicimos. Caudal bajo, en piragua de dos, casi encallando por las piedras del rio en pleno agosto. Mi marido y yo, entonces sólo novios, no coordinábamos los remos. Nos soltaron sin cursillo de maniobras. Óscar, ya experto en estas lides, siempre tan suspicaz y bromista le decía a Nuria, desde la canoa de atrás, muertos de la risa algo así como: “vamos a ser culpables de un divorcio antes de que llegue la boda”… ¡Sobrevivimos!. Mayte, ni cuento cómo lo pasó… Qué risa. Y es que no es fácil tarea, no crean… Aquí les muestro, por si se atreven, donde se encuentra una ‘curva mortal’.. No nos ‘pescó’ nadie para las Olimpiadas, qué va.

Hubo un tiempo en que disfrutamos entre burbujas de otro tipo, pero acompañadas de todas éstas y los niños tampoco están nada mal… Además de verdad. “Burbujas de amor” de Juan Luis Guerra con Ariel.

Esta excursión nos la propuso un amigo el año pasado, con ruta minuciosamente escrita, de senderista total, llena de bromas y guiños, un placer ya antes de salir. Aún la tenemos pendiente porque a buen seguro los niños disfrutarían ascendiendo por el rio Fraile.

Y dentro de nada, al Aquopolis, donde ‘sufrimos’ una regresión fantástica y catárquica. Buahhh, ahora es nuestro plan preferido.

Por ver esto pagaría lo que fuera, pasaría por medio de la selva y cruzaría por los caminos más angostos y terribles. Ahora me han contado que te llevan en trenecito. No se podrán valorar igual después de llegar de una u otra manera, pero las Cataratas del Iguazú, ya están, llegues como llegues, entre las siete maravillas del mundo.. Desde la garganta del Diablo puedes escuchar cómo cae el agua de las cataratas.

Muchas y muchos este verano no volveríamos a la superficie PARA NADA. Yo no sé qué le dió a la Sirenita, con lo bien que se está bajo el agua, no conocería la palabra crisis (no me extraña, tampoco conocía la palabra tenedor). ¡Ay! con lo bien que se está “Bajo del mar”.

¡¡¡Qué bien se está dentro del aguaaaa!!!!

Anuncios