El primer caballero

20120430-182752.jpg

Las leyendas artúricas me chiflan. El valor, la nobleza y el coraje, el bien venciendo al mal, la traición frente a la lealtad y pureza de espíritu teniendo como escenarios guerras, causas justas y gestas históricas. Armaduras y espadas encantadas como Excalibur, Caballeros de la Mesa Redonda, brujos, lánguidas damas que esperan a sus héroes…

La entrada a Camelot en medio de las antorchas me recuerda siempre el día de mi boda. Este es, de los que le conozco, mi papel preferido de Sean Connery. Sólo le encuentro un defecto: ni etílica o enajenada Julia Ormond debería cambiar a este señor por el niñato engreído de Richard Gere.

El Rey Arturo en “El Primer Caballero”.

Otra escena en la que está increíble es la supuesta rendición en donde dice aquello de “Lo hice todo por mi gente y por Camelot“.

Anuncios